Articles

Propensa a redefinir la materia radical, Cecilia acumula energía visual en el plano de la posibilidad virtual.
Los bordes que recorre el diseño de su imaginación, son propios de alguien cuya sensibilidad nutriose de panoramas naturales inscriptos en una magna codificación arquitectónica de nivel regio.
Esta experiencia, adquirida por didáctica exposición, nos la envía como un poema dentro de una botella echada al mar en una síntesis sorprendentemente afable.
Detenida en las orillas del CCR, como sustancioso limo, no es participada con lúdica propuesta y distinción creativa.
RENATO RITA SXXI


Ambito Financiero
Cecilia Cavanagh
Diario Junin
Diario Herald

La pintura después de la pintura

Ya todo esta permitido. No estamos ética ni estéticamente obligados a ser abstractos, ni a colgar telas en blanco, ni tenemos que ser conceptuales, ni debemos rechazar los pinceles para elegir objetos “ready made” para presentar en lugar de representar. Aunque todo eso lo podemos continuar haciendo, mas que nunca.

Tampoco tenemos porque darle la espalda a la historia para ser contemporáneos.

En este nuevo contexto histórico de la historia del arte yo me pongo a pintar digitalmente y también románticamente.

Y elegi la computadora como instrumento. Porque dibujando con la computadora caemos en el engaño de que estamos jugando. Y eso es el secreto y la llave del momento creativo.

Esta vez elegí el paisaje como tema o el paisaje me eligió a mi. Intento atrapar la naturaleza en imagenes y disfruto de la extraña sensacion de poder que esto me produce.

Intento inútil ya que ella, espectacular y triunfante nos tendrá siempre como espectadores en nuestro afán por dominarla.

Ni aire, ni fuego, ni agua sino tierra, solo tierra seremos y tal vez unas flores amarillas.
Pablo Neruda.


Clarin